Silencios prolongados

descifrar la forma correcta de salir de tanto problema que hoy enfrentas pero que sin embargo no le encuentra solución.

Y es que hay momentos en la vida en donde pareciera que todo se pone en tu contra, esas rachas en donde todo se pone de mal en peor y en donde surge una pregunta desesperada: “¿Dónde está Dios?”, y es que pareciera que Dios se esconde, y es que su silencio a veces se siente hasta doloroso.

Sé lo que se siente, yo mismo he estado parado allí en ese mismo momento en donde todo se pone en contra, en donde tratas de analizar qué hiciste mal o tratas de razonar el por qué de las cosas sin encontrar una respuesta. Esos momentos en donde pareciera que Dios se ha ocultado y a pesar que clamas no recibes una respuesta.

Los silencios prolongados a veces causan dolor, ese dolor de sentirte abandonado u olvidado, sin embargo a pesar que el momento difícil que estamos atravesando nos lleve a sentirnos solo, la realidad es que no lo estamos.

No podría explicarte el porqué Dios a veces calla por tanto tiempo, yo mismo lo quisiera entender, pero de lo que si he podido ser testigo es que a pesar de silencio prolongado que Dios a veces tiene hacia mi persona, nunca me ha abandonado, y siempre ha llegado a tiempo.

No voy a mentir que a veces quisiera que las respuestas de Dios fueran más rápidas, a veces quisiera que Dios no me dejará padecer tanto problema, pero al mismo tiempo entiendo que si Dios lo permite es porque está trabajando en mi, está forjando alguna área de mi vida que necesita trabajarse. Si todo en la vida fuera tan fácil, si todo en la vida fuera color de rosas nuestra fe no fuera fuerte, lo que fortalece nuestra fe es el tiempo que tarda la respuesta.

Y es que eso es fe, mantenerse confiado en medio de todo lo negativo, estar expectante en medio de panorama desalentador, creer a pesar de tener todo en contra.

Querido amigo o amiga, quizá hoy estés experimentando un tiempo prologando de silencio de Dios sobre tu vida. Quizá estás esperando una pronta respuesta a alguna situación que te abate, sientes que todo se viene abajo y no ves una reacción de Dios sobre tu vida. Sin embargo déjame decirte que Dios no se ha olvidado de ti, que a Él le importas más de lo que imaginas, que Él está pendiente de ti y si algo estás experimentando es porque tu fe está siendo fortalecida.

No dejes de creer, no dejes de confiar, no pierdas la esperanza, no dejes que los problemas que te rodean te eviten ver el proceso de Dios en medio de todo este desierto. Que el silencio de Dios no sea motivo de desanimo, sino que al contrario, sea un motivo de buscar más y más de Él para que tus oídos se abran en el momento preciso para escuchar sus instrucciones.

Dios no se ha apartado de ti, Dios no te ha desechado, Dios no se ha olvidado de ti y no ha renunciado al pacto que hizo contigo. Dios está allí mismo al lado tuyo, dándote las fuerzas que necesitas para salir adelante. Quizá los problemas que enfrentas diariamente no te dejan ver la realidad espiritual que te rodea, quizá no te has dado cuenta que si hasta aquí sigues de pie es porque Dios te ha sostenido, que si aun sigues con vida es porque Dios así lo ha querido.

¡Vamos!, sigue creyendo, sigue confiando, pero sobre todo, dispón todo tu ser para que Dios haga en ti lo que Él ha pensado hacer y cuando eso se cumpla entonces, y solo entonces, entenderás el porqué de cada cosa en tu vida.

¡Dios sigue estando a tu lado!
“Aunque estoy rodeado de dificultades, tú me protegerás del enojo de mis enemigos. Extiendes tu mano,  y el poder de tu mano derecha me salva. El Señor llevará a cabo los planes que tiene para mi vida,  pues tu fiel amor, oh Señor, permanece para siempre.  No me abandones, porque tú me creaste.”
Salmos 138:7-8 Nueva Traducción Viviente (NTV)

“Yo estaré contigo, y no te abandonaré hasta cumplir lo que te he prometido. Te cuidaré por dondequiera que vayas, y te haré volver a esta tierra».”
Génesis 28:15 Traducción en lenguaje actual (TLA)

Enrique Monterroza
Via enriquemonterroza.com